La depilación láser en jóvenes y adolescentes.

Cada vez se dan más casos de niños a partir de 12 años, adolescentes y jóvenes hasta los 20 o 21 años, por los que se nos pregunta acerca de la depilación láser y sus beneficios o contraindicaciones.

Lo primero de todo puntualizar que no existen mayores contraindicaciones de las que pueda tener un tratamiento en adulto, sin embargo y aunque sea así a priori, hemos de tener en cuenta y valorar con sumo cuidado la edad y la delicadeza de la piel.

Es necesario que tanto padres como adolescentes o jóvenes estén de acuerdo en comenzar un tratamiento de estas características, de las precauciones que conlleva y de la importancia de respetar los ritmos.

Desde nuestros centros, son muchas las ocasiones en las que hemos visto tratamientos de este tipo interrumpidos porque una u otra parte no estaba totalmente convencida de la necesidad de llevarlo a cabo, con la pérdida de tiempo y dinero que ha supuesto para ellos el dejar un tratamiento inacabado.

Además, resulta necesario que tanto los profesionales como padres o tutores, estén en comunicación frecuente en los casos en que los hijos acudan solos a sesión y poner así en común cómo está siendo y cómo se percibe la evolución del tratamiento.

Ni que decir tiene en tratamientos a menores donde incluso será el padre/madre o tutor el encargado de autorizar y acompañar en el tratamiento y firmar el debido consentimiento.

¿Cómo valorar la necesidad de comenzar este tipo de tratamientos en edades cortas?.

En primer lugar y bajo nuestra experiencia, hemos de conocer si se trata más de una mera cuestión estética o de una necesidad originada por un complejo.

La sociedad actual por desgracia aporta una carga extra, por encima del mero fin estético, en casos en los que hay problemas de vello facial o hirsutismo, pelo en zonas no habituales o exceso de éste, dando lugar a complejos tempranos en edades todavía muy vulnerables a este tipo de juicios.

La primera de las medidas es quitar carga a ese complejo, trasladar la naturalidad de tener pelo, que su caso no es ni será el único y valorar objetivamente si se requiere y procede comenzar el tratamiento.

Hemos de tener en cuenta que la mayor problemática que se va a dar en el 85% de jóvenes y adolescentes es la duración del tratamiento, más largo que en el caso de los adultos puesto que existe todavía un gran componente hormonal.

Estos resultados más lentos requieren que el compromiso sea firme, puesto que gran parte del éxito del tratamiento radica en los ritmos de sesiones, además de utilizar una adecuada aparatología y en maximizar la protección de la piel.

Por otro lado están los casos en los que la voluntad es meramente estética o de comodidad, en muchas ocasiones por cuestiones relacionadas con el deporte o la llegada del verano.

En estos casos se ha de tener igualmente presente la característica hormonal y nunca compararse con el compañero o amigo. Son edades en las que la respuesta varía en tiempo y forma y que no han de ser indicativo de si el tratamiento está evolucionando o no. Para ello lo mejor es acudir a un centro con profesionales capaces de ofrecer una opinión basada en la experiencia y poder concretar si los resultados son los esperados.

Y siempre, salvaguardando y analizando la piel y sus continuos cambios.

Finalmente, hacemos eco de una de las opciones mejor acogidas por este tipo de clientes, que se basa en hacer durante la época de desajustes hormonales, una serie de sesiones previas al verano para poder aguantar la época estival sin la necesidad de estar pendientes del pelo. Entendiendo así que no se trata de un tratamiento como tal, si no de una opción algo más duradera que los tratamientos de depilación de corta duración (cera, crema, pinzas…).

De todos modos lo más adecuado como siempre, es acudir y preguntar directamente en el centro para poder evaluar el caso concreto de cada uno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *