Acné y depilación láser.

En el artículo de hoy abordamos un tema del que cada vez tenemos más consultas, la compatibilidad del acné con un tratamiento de depilación láser.

En nuestra experiencia las dudas surgidas por este tema han aumentado significativamente en los tres, cuatro últimos años, al aumentar el número de clientes cada vez más jóvenes que aconsejados por nuestros antiguos clientes (sus madres o padres) deciden comenzar cada vez a edades más tempranas con este tipo de tratamientos.

En relación a la edad más adecuada para comenzar con estos tratamientos os remitimos directamente al artículo publicado en una anterior ocasión en donde podréis aclarar todo ese tipo de dudas – https://www.dpila.com/sin-categoria/la-depilacion-laser-en-jovenes-y-adolescentes/

Por otro lado de manera puntual y esperemos que por poco tiempo ya, ha aumentado también este tipo de consultas relacionadas con el acné ya no sólo en jóvenes y adolescentes, sino también en gente de mayor edad que por el uso de las mascarillas ha visto como vuelven a aparecer aquellos antiestéticos granitos difíciles de quitar puesto que la mascarilla está siendo nuestro acompañante inseparable.

Sea cual sea el caso, todo se basa en lo mismo, se trata de un aumento en la generación de sebo que dado su cúmulo se infecta provocando así las pústulas (granito infectado), procesos inflamatorios, irritaciones y demás efectos en ocasiones por el habitual mal trato que se da a este tipo de reacciones.

Dicho de otro modo, se trata sencillamente de un taponamiento de los folículos pilosos a través de dicho sebo (grasa) y de células muertas dando lugar a la aparición de puntos blancos, negros y granos.

Dentro de los múltiples tratamientos farmacológicos y médico estéticos, existe el láser como tratamiento para su desaparición. Láser específico que poco tiene que ver con los utilizados para depilación, puesto que sus características técnicas, longitud de onda, energía emitida y pulsos de disparo hacen de él una técnica distinta cuyo objetivo es eliminar las bacterias existentes, eliminar una ligera capa de piel para su regeneración y reducir así las cicatrices existentes.

Si bien lógicamente, los hábitos de higiene de la piel con productos específicos  y la alimentación, serán básicos para mantener a raya este tipo de pequeñas lesiones.

Abordando lo que nos interesa aquí, la posibilidad de hacernos o no un tratamiento por depilación laser, puntualizamos lo siguiente.

En definitiva, la viabilidad del tratamiento dependerá de la cantidad y virulencia de los brotes de acné que haya en ese momento.

El acné, provoca de por sí un aumento del enrojecimiento de la piel en el contorno de cada grano, además de marcas con postilla o zonas irritadas o hiperpigmentadas.

Todo ello hace que la luz del láser en la longitud de onda requerida con el fin de depilar, provoque un mayor daño allí donde hay un pigmento excesivo, bien sea por enrojecimiento o por hiperpigmentación de la piel en un grano mal tratado o con postilla,  lo cual hará inviable el tratamiento hasta que la zona se relaje y unifique el tono.

De igual modo no se podría tratar con láser zonas de piel “nueva” que están en pleno proceso de regeneración tras un ataque de acné, puesto que será una piel todavía muy sensible que requiere ser pigmentada de forma natural por la melanina para una vez madura, poder tratarla.

Principalmente el mayor riesgo en situación de acné muy exacerbado, es el de quemadura por los motivos ya expuestos.

No todos los acnés son de esta virulencia y en ocasiones se localizan en unas zonas muy concretas de la piel. En esos caso, lo recomendable es concertar una primera cita de diagnóstico con nuestro personal cualificado quien verá la zona a tratar e incluso ante la duda, en situaciones no muy agresivas, hará las debidas mediciones de piel con nuestro sistema D.O. de medición dermatológica  para comprobar los niveles de pigmento y el riesgo de quemadura que pudiese darse en las zonas afectadas y de ahí  recomendar o no el tratamiento.

De hecho, el acné actual provocado por la mala oxigenación de la piel tras la mascarilla y el cúmulo de bacterias por el sudor es fácilmente tratable en combinación con productos que eviten su propagación. En cabina trataremos ese tipo de acné poco agresivo por lo habitual, con la aplicación posterior de geles combinados de aloe vera y árnica para evitar la sudoración, la irritación y el cúmulo de bacterias.

El cualquier caso se ha de tener en cuenta, que todo tipo de acné tratado con medicación del tipo Isotretinoína (Roacután), Peróxido de Benzoilo o Tretinoína, no será compatible con el tratamiento láser, puesto que estos principios activos tienen una alta sensibilidad al sol y en consecuencia a cualquiera de los rayos emitidos por un láser en una longitud de onda adaptada para dar lugar a la depilación. Es decir, habría altos riesgos de quemadura con este tipo de medicaciones.

Pero no todo es negativo…

El acné en su versión más… suave… puede encontrar un aliado en el láser cuando al ser posible la depilación sin mayores riesgos iremos provocando paulatinamente una disminución del poro al ir reduciéndose la actividad del folículo piloso. Ese poro no necesitará estar prácticamente abierto porque el pelo será muy fino o inexistente por lo que poco a poco el calor que emite el láser evitará mayores infecciones manteniendo un poro limpio, prácticamente cerrado, en el cual ya no habrá cúmulo de sebo y en consecuencia no aparecerán los incómodos granos con sus irritaciones, infecciones  y demás molestias…

Por eso lo mejor, déjate aconsejar por profesionales para poder evaluar si procede o no la depilación láser en ese momento o si resulta mejor tratar primero el acné y una vez resuelto, mantenerlo a raya  mediante la depilación láser para evitar el recrecimiento del pelo, la infección del poro y conseguir el cierre progresivo de dicho poro en el que se depositaba el sebo.

Esperamos que esta información haya sido de tu interés.

Ya sabes que para resolver todas tus dudas, quedamos a tu disposición en cualquiera de nuestros centros Dpila.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *