Nuevo tratamiento, Diseño Perfil de Barba.

Por unos motivos u otros cada vez se habla más de la barba en los hombres, siendo un hecho indiscutible que hoy por hoy forma parte ya de la estética masculina estando cada vez más de moda.

De ahí el resurgimiento de las antiguas barberías, enfocadas a un estilo más moderno y adaptado a los nuevos requerimientos estéticos pero manteniendo esa esencia eminentemente masculina y para un tipo de cliente muy concreto, volviendo así a las antiguas tradiciones donde la cuchilla cobraba todo el protagonismo.

En este sentido desde Dpila, conscientes de las nuevas tendencias y necesidades, hemos creado un nuevo y exclusivo tratamiento facial pensado para los hombres, con el fin de que puedan permitirse trabajar con sus propias manos y de una forma sencilla, una barba bien definida, perfilada y estéticamente en armonía con sus facciones.

Nuestro nuevo tratamiento Diseño Perfil de Barba, está pensado para todos aquellos hombres que deseen tener bien definido el perfil natural de su barba en todo su contorno, para que cuando por tiempo, estética o necesidad deseen dejar aflorar la barba, esta crezca de una forma proporcionada, aparentemente simétrica y con un aspecto cuidado, sin mayores esfuerzos ni “grandes destrozos”.

Hemos de dejar muy claro que no es nuestro objetivo tratar la zona densa de pelo, es decir, no buscamos diseñar barbas según las modas del momento y gustos del cliente, para ello se ha de dejar paso al saber hacer de todo buen barbero quien está preparado y formado para dar un estilo hipster, victoriano, ejecutivo o leñador (entre otros) a toda barba que se precie.

No tendría sentido tratar con láser los actuales estilos de barbas, puesto que lo que hoy es moda, mañana está anticuado y el láser… aún con sus particulares limitaciones, trata el pelo de forma duradera y permanente, sin opción a cambio de opinión ni vuelta atrás.

En ese caso, ¿qué es lo que trabajamos en el Diseño del Perfil de Barba?: la proporción áurea de la barba en todo su recorrido.

Es decir, desde el nacimiento a lo largo de pómulos y patillas, bajando en su camino de forma limpia hasta la comisura del labio y por delante de las orejas hasta la línea baja de cruce con el cuello y por encima de la nuez. Todo ello para unirse nuevamente en armonía con el otro lado del rostro, dando lugar a una continuidad simétrica y armoniosa.

Pero, ¿qué significa “proporción áurea”?. En el mundo del arte en general, la proporción áurea hace mención al “equilibrio entre las partes”, en el ámbito de la estética ese equilibrio viene por la búsqueda de la geometría facial.

Como ya sabemos, hay un equilibrio natural en nuestros rostros que hace armónicas todas nuestras facciones aún a sabiendas de que un lado y otro de nuestro rostro no son simétricos. No es habitual tampoco que una persona con ojos grandes, tenga la nariz grande y los ojos grandes a la vez, ya se encarga la propia naturaleza de suavizar y armonizar el rostro.

Eso mismo ocurre con las barbas, aunque no siempre visible, existen ya en cada hombre sus propias líneas de equilibrio, si bien en unos casos puedan estar más difuminadas que en otros.

La barba en la mayoría de ocasiones, presenta pelo de forma irregular en el lado derecho respecto al izquierdo, se acerca mucho y de forma desigual a la línea vertical de la oreja, puede llegar a unirse bajo el mentón con la zona posterior del cuello y presentar alturas distintas en cada uno de los pómulos. Puede tener calvas a un lado y en el otro no y en general dar lugar a un rostro mal definido y sin proporción.

Pues bien, nuestro trabajo es encontrar esas “líneas invisibles”, estéticamente aún ocultas, definirlas tras un atento estudio de los rasgos faciales y del afloramiento del pelo. Tras ello dibujar esas líneas con precisión y guardar debidamente las proporciones numéricas de ambos lados una vez diseñadas para replicar el perfil resultante de igual modo en todas las sesiones.

Cada vez que nuestro cliente venga a sesión y hecho un primer estudio, delimitaremos nuevamente el perfil de la barba estéticamente ya definido, para ser “limpiado” con láser todo el pelo que queda fuera de ese contorno.

Con ello conseguiremos paulatinamente que el cliente pueda ver claramente las líneas a partir de las cuales ha de rasurarse el pelo desde su casa, con el fin de dar lugar a una barba proporcionada y atractiva con el mínimo esfuerzo y cada vez con menos necesidad de rasurado al ir disminuyendo la capacidad de regeneración del pelo tratado con láser.

Te invitamos a pasar por tu centro Dpila  más cercano y explicarte “in situ” cómo lo hacemos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *