La moda del «quieto parado»

De manera periódica, las redes sociales nos sorprenden con retos y modismos que se vuelven virales e inundan el mundo de comportamientos absolutamente insospechados, sorprendentes, divertidos… e incluso ridículos fuera de contexto. El mannequin challenge es el último de ellos.

Si vas paseando tranquilamente por la calle, el metro o cualquier espacio público o privado y, de repente, se detiene el mundo y todas las personas parecen congeladas a tu alrededor, no te asustes. No se trata de un acontecimiento milagroso ni de un ataque alienígena paralizante al que tú eres inmune. Qué va: sin duda te encuentras en la grabación de un mannequin challenge, la última epidemia contagiosa de las redes sociales. Y, por cierto, en tal caso, tú eres la nota discordante: ¡no deberías moverte!

Los challenges en Facebook, Instagram, Twitter o cualquier otra red social son desafíos que se imitan una y otra vez. Este, en concreto, consiste en que un grupo de personas simulan estar paralizadas, congeladas en el tiempo igual que maniquíes, en muy diversas posturas que suelen conformar un cuadro humano llamativo. Mientras tanto, alguien graba la escena con su móvil, realizando un recorrido audiovisual en plano secuencia más o menos conseguido.

¿Te mola la idea? ¿La ves una tontada? Da igual, el fenómeno es, ya, imparable. Cuando Michelle Obama, Hillary Clinton, Kate Hudson, Beyoncé, Paul McCartney, Adele, Britney Spears y las selecciones de fútbol de España y Portugal, con Cristiano Ronaldo casualmente pillado con el torso desnudo y los abdominales contraídos, han participado y difundido estos retos, solo cabe esperar a que la moda se agote por sí misma. Igual que los flashmob, en su momento, o el cubo de agua a favor del ELA, este comprotamiento masivo y automático, convertido en tendencia, será más y más imitado para divertirse, hacer algo distinto o, simple y llanamente, sentirse parte de una comunidad o ser considerado fashion.

De todas formas, cuidadito con la ejecución irreflexiva de estos challenges o la ideación de otros similares. Ninguno de nosotros somos la pareja del presidente norteamericano ni pertenecemos a un lobby influyente con contactos en las más altas esferas. Nadie va a parar el tráfico, por ejemplo, para que grabemos nuestro vídeo. La seguridad es lo primero. Y, el sentido común, su precuela.

Así que, ya lo sabes: quedarse «quieto parado» es tendencia mundial. Quién sabe, a lo mejor el próximo challenge viral consiste en limpiar espacios naturales, cuidar el medioambiente, comer sano o ayudar al prójimo. Estaría bien, ¿verdad?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *