Sencillas precauciones para no interrumpir tras el verano un tratamiento de depilación láser.

Son fechas en las que con un poco de suerte, hemos disfrutado o estamos a punto de hacerlo de días de descanso al menos, en lo que al trabajo se refiere. Y sea el modo que sea en que cada uno de nosotros hagamos uso de estos días, todos buscamos lo mismo… desconectar de todo, o casi…

Pero no podemos por menos que ser conscientes de que la rutina volverá y que los excesos asumidos tal vez pasen factura. Con la intención de que la suspensión de tu tratamiento de depilación láser no sea consecuencia de uno de ellos, van aquí una serie de pequeñas pautas:

En primer lugar y como ya apuntamos hace unas semanas en el anterior artículo (http://www.dpila.com/nuestro-enfoque/me-puedo-depilar-laser-verano/), no hemos de ignorar los efectos de exponernos en exceso al sol.

Y cuando hablamos de exposición al sol, recuerda que no es necesario estar tumbado sobre la hamaca durante horas para ser objetivo de los rayos solares. Pasear por la calle, esperar el autobús, comer en el campo o tomarte algo en una terraza son momentos en los que sin darnos cuenta, estamos provocando un aumento de la actividad de la melanina.

¿Quiere ello decir que no puedo tomar el sol?. No seremos nosotros quienes condicionemos tus días de asueto, pero recuerda que una piel excesivamente pigmentada tal vez suponga paralizar tus sesiones de depilación láser si con nuestro sistema analítico de medición de piel observamos que hay excesivos riesgos en ser tratado.

Una adecuada crema de protección solar con índice de protección 50, nos ayudará a reducir los efectos. Para ello recuerda hacerlo de forma generosa cada dos horas sobre la zona y una media hora antes de la exposición.

Usar sombrillas, pareos o sombreros es una buena opción, así como hidratarnos frecuentemente y utilizar emulsiones reparadoras para calmar y reestructurar la piel.

Y en cualquier caso, no olvides evitar el sol tres días antes y tres días después de tu sesión con nosotros. Requisito indispensable para poder ser tratado con seguridad.

En segundo lugar y aunque es una recomendación que se ha de tener presente a lo largo de todo un tratamiento láser independientemente de la época del año, recuerda evitar tomar medicación fotosensibilizante.

Este tipo de medicamentos son especialmente sensibles a la luz, bien sea emitida por el sol, por una máquina láser o por cualquier otro elemento, pudiendo dar lugar a manchas en la piel e incluso quemaduras.

Y como última recomendación no olvides que ciertos tipos de tratamientos indicados para mejorar el aspecto de la piel y la aparición de manchas tras las agresiones del verano (tipo peelings, mesoterapia e incluso algunas cremas), no conviene hacerlos coincidir en la zona durante un tratamiento de depilación láser dados los productos utilizados y la agresividad que junto con el calor pueden ocasionar.

¡No nos resta más que desearte unas muy buenas vacaciones!.

¡Nos vemos a la vuelta!.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *