¿Puedo depilarme con láser en verano?

Parece que el buen tiempo no vaya a llegar nunca… pero llegará… y con él las terrazas ocupadas por sedientos paseantes, los parques sitiados por inquietos niños, las playas conquistadas por ávidos turistas y en lo alto de todo, el Sol, espectador privilegiado de tan ferviente ajetreo de gente a la cual dará luz, calor y… alguna que otra quemadura.

Porque inevitablemente nos guste o no, es difícil evitar la incidencia del sol durante los meses de verano y aunque nos aporte ese tono bronceado y aparentemente tan sano y atractivo para nuestra piel, hemos de recordar que no está exento de riesgos.

Y llevado en consecuencia al tema que nos ocupa, la pregunta que surge es: ¿puedo depilarme con luz láser durante los meses de verano? La respuesta es SÍ.

Sí, por varios motivos.

 

  • Porque no todo el mundo toma el sol durante el verano y aunque lo haga, su tipo de piel no absorbe con facilidad los rayos solares por lo que no se reactiva la melanina que da color a nuestra piel.

 

  • Porque el mero hecho de tomar el sol no supone un impedimento directamente para depilarse.

 

  • Porque el sol, “bien tomado” siempre será saludable y beneficioso.

 

  • Porque con los adecuados sistemas de medición de piel, se pueden realizar tratamientos efectivos y seguros aunque haya un nivel aumentado de pigmento en la piel.

 

La principal problemática a la hora de tomar el sol y realizarse un tratamiento láser es que, como ya hemos explicado en anteriores artículos (http://www.dpila.com/nuestro-enfoque/), el sol aumenta el color de nuestra piel, reactivando la melanina y en consecuencia los riesgos de quemadura.

Sin embargo eso no quiere decir que el hecho de tener ligeramente bronceada la piel sea ya sinónimo de peligro.

En Dpila, previamente a todas las sesiones, realizamos mediciones cutáneas a través de nuestro sistema de dermometría óptica. Estas mediciones hechas antes de cada una de las sesiones nos permiten conocer qué nivel de absorción de luz puede llegar a alcanzar nuestra piel durante el tratamiento. O lo que es lo mismo, nos clarifica cuál es el punto máximo de energía tolerable por la piel sin riesgo de lesión.

¿Y qué ocurre si los datos arrojados por dermometría óptica nos muestran valores altos de riesgo?. Pues sencillamente, que anularemos tu sesión de ese día.

Es nuestro objetivo darte el mejor resultado posible asumiendo  los mínimos riesgos, en invierno y como ves, también en verano.

Así que bienvenido sea el buen tiempo y encantados de atenderte este verano.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *