Fotodepilación: ¿qué ocurre después del tratamiento?

La Depilación Láser y Depilación IPL no son definitivas.
¿Qué ocurre con el pelo después de un tratamiento?

Siempre hemos sostenido que la fotodepilación por luz (y tanto la depilación láser como la depilación ipl) no es, por el momento, definitiva. Al cabo de un tiempo, después de un tratamiento de depilación láser o ipl, puede volver a resurgir vello en las zonas que han sido tratadas.

Los profesionales y usuarios más experimentados sabemos que se trata de algo natural, cuya explicación es bien sencilla: en el ser humano todos los folículos pilosos se forman durante la época embrionaria, antes del nacimiento, tras el cual ya no se crea ninguno. Posteriormente, y a lo largo de los años, unos y otros se van activando a diferentes ritmos dando lugar al pelo; si bien es cierto que su densidad y sus posibilidades de activación se van reduciendo a lo largo de la edad adulta; hecho que ocurre aun habiendo recibido cualquier tipo de tratamiento de fotodepilación (ya sea depilación láser o depilación IPL).

El folículo piloso es un órgano microscópico bastante complejo, compuesto por una gran diversidad de células que aparecen, desaparecen o se modifican considerablemente según la fase del ciclo, el estímulo hormonal presente en cada momento y el efecto de un tratamiento de fotodepilación recibido. Cabe señalar que, en cualquier momento de nuestra vida, la cantidad de folículos pilosos en reposo siempre es muy superior a los folículos activos existentes.

 
Cualquier tratamiento de fotodepilación, como la depilación láser o depilación IPL, daña un gran número de ellos, si bien es indudable que quedan todavía muchos en nuestro cuerpo, precisamente una buena parte de los que aún no se han activado. Lógicamente el transcurso del tiempo produce que algunos empiecen a activarse y, en consecuencia, salga en ellos nuevo pelo. Aunque también es cierto que se encuentran deteriorados, motivo por el cual el pelo que resurge posee unas características determinadas.

En cualquier caso, este nuevo pelo ha de ser tratado de un modo normal. Se pueden volver a utilizar métodos de depilación tradicionales o incluso los mismos —o distintos— sistemas de fotodepilación, tomando en todo caso idéntica precaución que en los primeros tratamientos de depilación láser o de depilación IPL recibidos tiempo atrás. Si, por el contrario, queremos ahorrarnos el dinero de un nuevo tratamiento de fotodepilación, y teniendo en cuenta sobre todo que la calidad y cantidad del pelo es menor que la inicial, es perfectamente factible eliminarlo con cera, cuchilla o cualquier otro sistema. Sea cual sea la opción elegida, incluso en el caso de los procedimientos más duraderos, se hará preciso volver a realizar en su momento una nueva sesión de mantenimiento.

Como siempre, es necesario recordar que antes de reiniciar un nuevo tratamiento de fotodepilación (de depilación láser o de depilación IPL) hay que dejar pasar cierto intervalo de tiempo sin aplicar sistemas de arranque.

Y recuerda para tu tranquilidad que, según explicamos en nuestro artículo “La importancia del rasurado en la depilación láser”, rasurar la zona no modifica en ningún caso el ritmo de crecimiento ni la calidad del pelo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *