Expectativas de la depilación láser

La depilación láser se basa en la ley de Grotthus-Draper o primera ley de la fotoquímica: ante una radiación lumínica, para que se produzca una reacción química en una sustancia determinada, esta debe absorber la luz. En 1983 Rox Anderson y John Parrish introducen el concepto de la fototermólisis selectiva en el que declaran que se puede producir un efecto térmico deseado en un tejido diana sin afectar o afectando lo menos posible al tejido circundante. Estos dos principios han sido el germen que ha dado lugar a la aparición en el mercado de los tratamientos de depilación láser. La constante evolución de la tecnología de los láseres específicos para depilación va provocando la aparición de tratamientos cada vez más controlados y eficaces.

Todavía podemos afirmar que la depilación láser no es, hoy por hoy, un tratamiento definitivo de eliminación del pelo, siendo esta una expectativa no realista y que no se corresponde con el estado actual de la tecnología para estos fines, si bien es cierto que la respuesta puede ser muy distinta de una persona a otra. Lo que sí se consigue en un elevado porcentaje de individuos es provocar reducción de pelo, disminuir el grosor del mismo y aumentar los tiempos entre sesiones. La cuantificación y valoración de cada uno de estos tres efectos varía considerablemente de unas personas a otras, de unas zonas del cuerpo a otras e, incluso, el momento puntual en el que se realiza el tratamiento condiciona considerablemente los resultados. Ver artículo Depilación definitiva: bulo o certeza.

No solo las características técnicas y los parámetros de ajuste de los láseres condicionan el grado de satisfacción del cliente, sino también factores permanentes o temporales de cada individuo. Incluso el grado de exigencia de resultados varía enormemente de una persona a otra: resultados totalmente satisfactorios para determinada persona son considerados mediocres por otra.

Por nuestra parte, en Dpila disponemos de una información lo suficientemente amplia que, bien procesada, nos permite valorar correctamente los resultados de los tratamientos que efectuamos. Nuestro registro permanente de los parámetros y variables de todas y cada una de las sesiones realizadas nos ha permitido, a lo largo de estos años, corregir, modificar y mejorar nuestro sistema de trabajo.

Hacemos hincapié en que nuestras conclusiones no obedecen a estudios estadísticos en los que se estiman comportamientos en función de análisis muestrales. Los resultados que obtenemos, y ello es posible gracias a los sistemas informáticos de los que disponemos, nos proporcionan conclusiones absolutas trasladables a cada individuo (considerando siempre que los resultados de comportamiento de sesiones obedecen al análisis de clientes ya tratados, por lo que aquellas personas que acuden por primera vez no han formado parte de este análisis).

Por supuesto, os invitamos a que nos visitéis en nuestros centros para poder comentaros con mayor detalle todas estas cuestiones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *